viernes, 30 de diciembre de 2011


Recuerdo, dices, la fotografía,

su bromuro de plata, la gelatina

de los días nublados

subiendo por la espina dorsal

(como ácido de ternura).

Pero ahora no hay sol ni el aire es cacao

ni el color una isla donde desembarcar

y verte.