martes, 17 de junio de 2008

Se acabó la feria


Pues se acabó la feria del libro para alivio de los que han trabajado en las casetas de sol a sol durante los 15 días que dura el evento. Un servidor fue el último día, domingo, a firmar Calle, me parece que despaché 7 u 8, todos de amigos, hermanos y conocidos, claro. Es lo que tiene la poesía que no van hordas precisamente a comprarla. Me parece que a Ken Follet le llegaron nada menos que 2.000 y pico almas allí mismo para que les echara el hisopo de su tinta. En fin, supongo que con eso le dará para una buena cena en Viridiana que está allí al lado. Mi familia y yo en cambio nos comimos una tortilla soberbia en la aristocrática hierba del retiro bajo unos pinos como sinfonías petrificadas (que dijera Jan Neruda de Praga) así que juzguen ustedes quién es más afortunado. Para acabar Bastian y yo nos montamos en un barco-banco en la plaza de Oriente y nos fuimos a surcar el oceáno de la imaginación. Por supuesto él era el capitán y yo el timonel. Ahí arriba estamos. Les aseguro que no dimos tregua a las olas.


6 comentarios:

Nuria dijo...

qué pena no haberte visto. Saludos

Miguel Angel Gara dijo...

Saludos Nuria, qué sorpresa. Seguro que habrá más veces.
Un abrazo

Goyo dijo...

Migue, como te dije me hubiera gustado ir, pero había quedado con los colegas del foro para hacer una rulada, y la verdad es que con el tiempo que ha hecho últimamente veía un vespino y se me ponía morcillona, del mono que tenía.

El miérecoles voy por Las Tablas (por desgracia), me gustaría que me tuvieras preparado y firmado un ejemplar (lógicamente, paso por caja, que está el euribor mu malo)

Por cierto, vaya como está el chaval, hecho todo un "chicarrón del norte", pero que muy al norte. Menos mal que no ha salido en lo feo al padre (sí, ya sé, el tópico, pero coño, es que tú eres mu feo)

Un abrazo campeón...

Goyo

Miguel Angel Gara dijo...

Ja, ja, te tendré el ejemplar Gregor.
Un abrazo

Recaredo Veredas dijo...

Compraré el libro. Una entrega de premios con comilona impidió mi presencia. Follet habita en otra dimensión, tanto es así que, según me han contado, practica la firma conjunta. Es decir, él sólo hace el garabato, mientras que la dedicatoria la escribe un asistente de la editorial. Te enlazo en mi blog. Abrazo.

Miguel Angel Gara dijo...

No sabía eso Recaredo. Así que Follet aparte de buen vendedor es lo que se dice un artista colaborativo. Nos da sopas con onda hasta en eso.
Un Abrazo